sábado, 6 de febrero de 2010


Nunca imagine
que podria dolerme
tu silencio

Este silencio
que mata y me encadena
bajandome de la Gloria
al infierno.

Y aqui estoy
suspendida en el aire
en espera de algo
que nunca llega.

Como queriendo decifrar
los puntos suspensivos
leyendo entre lineas
decifrando enigmas.

Enrredada en mis pensamientos
y soñando que me amas
mientras contemplo
tu boca cerrada.

Este maldito silencio
que me grita sin palabras
es el final con la boca cerrada.

Libélula

9 comentarios:

Eli dijo...

El silencio es también acento y como tal, tiene altisonantes ecos. Un abrazo amiga.

Sauze dijo...

podemos escucharlo sin necesidad de hablarlo... se siente y sí, duele mucho.

tienes un blog lindo,hace tiempo que lo tenía por aquí para verlo con tranquilidad, hoy ha sido ese día. un placer

Ratushka dijo...

Mi comentario era para "tocar fondo" pero intenté varias veces y no pude dejarlo ahí...acá va:
Me gustó...y ,en cierto modo, me vi reflejada.
Te dejo mi blog y espero que me "visites" :)
Saludos desde Locombia
http://ratushka.blogspot.com/

Ratushka dijo...

Mi comentario iba en "tocar fondo" pero intenté varias veces publicarlo ahí y no se pudo...acá te lo dejo igual:
Me gustó...y ,en cierto modo, me vi reflejada.
Te dejo mi blog y espero que me "visites" :)
Saludos desde Locombia
http://ratushka.blogspot.com/

Aylin Perdomo dijo...

me gusta esta entrada ,pues refleja la desesperanza de un corazon ,es mejor una palabra dura un reproche a un oscuro silencio ...eso duele

jhony dijo...

si pues el silencio nos hace pensar en tantas cosas.nos dice tantas cosas que a veces nos confunde....

Francisco Javier dijo...

Wow que delicia, fue un lujazo encontrar tu espacio a través de la red. Un magnífico regalo para los sentidos. Un abrazo.

Arkantis dijo...

Duele y mucho un silencio...

Besitos

ElPoeta dijo...

Hola. Quiero disculparme porque últimamente apenas tengo tiempo para pasarme a leer y comentar en los blogs de los amigos, entre otras cosas, porque ando embarcado en un proyecto solidario. De eso precisamente trata la última entrada de mi blog. Agradecería que le echaras un vistazo, así que para hacerlo más fácil, te dejo marcado el camino:
Crónica del Viento: Tú puedes ayudar
Abrazos y besos,
V.