miércoles, 14 de mayo de 2008

No es lo mismo...


No es lo mismo ver de lejos que de cerca... Y me refiero a cuando vemos el dolor de los demás, ya sea en la televisión, en fotografias, etc. que sentirlo en la misma piel. Solo el que ha sufrido perdida, enfermedad, escasez... puede tener empatía con aquellos que sufren... Por esto Cristo sufrió tanto en la cruz para que cuando viera el dolor humano podía entenderlo, ya que el lo paso.

Cada vez que veo una madre con un niño prematuro puedo sentir su desesperación y el nudo que se le hace a uno en el pecho de no saber si su hijo estara bien... Es hoy que entiendo que para poder amar a otros, comprender a otros y soportar a otros muchas veces debemos de pasar por situaciones que nos van acomodando en grupos donde tenemos las misma marcas...las mismas huellas...Esas cosas son las que nos hacen especiales y diferentes...

Las aflicciones no nos destruyen... nos hace especiales...

2 comentarios:

victor Rocco dijo...

HOLA, QUE LINDAS Y SENTIDAS PALABRAS A LA VEZ, CADA VEZ QUE VEO UN NIÑO POBRE PIDIENDO DINERO EN LAS CALLES SIENTO SU DOLOR, NO SOLO POR LO QUE HACE SINO PORQUE MUCHAS VECES LO OBLIGAN, CHAU BESOS DESDE CHILE.

Poiesis. dijo...

Son los capullos de la vida, esas etapas de adversidad y crecimiento, los que nos preparan para recibir alas, es lindo contar con las tuyas, siempre inspiradoras, un abrazo muy fuerte...