jueves, 24 de enero de 2008

El reloj no se detiene

Horas, segundos, minutos, dias, meses y años, pasan y pasan. El reloj no se detiene, no importa que tengas prisa, no importa que vayas lento, el reloj continua moviendose y el tiempo pasando y pasando. Si hacemos una restrospeccion de nuestra vida nos damos cuenta que no hay tiempo para perder, que cada minuto es valioso. En el libro de Esclesiastes dice que hay tiempo para todo... Yo me he dado cuenta que el tiempo es relativo, depende de quien lo viva, para el que esta preso es largo, para el que espera se hace largo, pero para el que recibe es corto,para el que ama es corto... Si fueramos a hacer un inventario del tiempo ganado, yo podria decir que el tiempo ganado es aquel en el cual amamos, aprendemos y vivimos. !Que hermoso es vivir cuando sabemos que el tiempo que tenemos es corto y no se detiene! es ahi donde nos damos cuenta que no vale la pena desperdiciar el tiempo en cosas que nos hacen daño. Solamente nos llevaremos a la eternidad el tiempo aprovechado en cosas que trasienden la eternidad y el tiempo....
CONSTRUYAMOS HOY PARA LA ETERNIDAD....
LUEGO NO HAY MARCHA ATRAS...


4 comentarios:

afrika-amanece dijo...

Ciertamente el reloj no se detiene, el tiempo de ayer, hoy y mañana es siemre valioso, algún sabio dijo que quien tiene tiemp y espera, pierde el tiempo, yo siento que el tiempo que uno pierde, otro lo encuentra :-), saluditos

Bohemia dijo...

El tiempo con sus patitas largas que siempre avanza y avanza....yo diría que a grandes zancadas...

un besote

vanesa dijo...

la vida es un baibén de sensaciones, nunca se es tarde para comenzar, si uno realmente lo anhela, el tiempo acota las distancias del soñar, uno puede pensar que el tiempo se desvance al son que las cosas suceden y sí, es cierto, si te detienes, si no respiras, si no sueñas y dejas que el tiempo pase, sin poner ni un menoscbao de tu esencia, la vida quiebra su sentido, para qué seguir, si el tiempo se eterniza en algo que no nos agrada, o para que luchar por algo que pueda ser efímero,tan fugaz que acongoja nuestra endereza, enflaquece nuestro ser...
Hay una frase que dice " hice un acuerdo de coexistencia pacífica con el tiempo, ni él me persigue ni yo huyo de él. algún día nos econtraremos"... creí en mi cegera al dejarme guiar por el insólito tiempo, versatil, sustancial, imperecedero... pero ya no corro, ya no me detiene, ahora vivo, junto a él camino y mis pies andan descalzos esperando que un día. encuentre el sentido de las cosas, suceden por alguna razón, y si nos aferramos a la brevedad o a lo eterno de las cosas, si nos frustramos por si debiera pasar o no... no viviriamos, y nuestra alma atormentada se escalvizaría junto a el tiempo, siempre inmortal

Vane dijo...

es verdad el tiempo no se detiene porque tu creas la necesidad de ponerele un respiro a tu vida, no va a tener compación a esperar a que tus fuerzas subsanes, el tiempo acontece, y tu decides llevarlo al ritmo que tus pies alcancen a andar...
yo creo que muchas veces nos acongojamos, nos frustamos y rompemos muchas ilusiones por el camino, por el mero hecho de no creernos capaz de lograrlo, en cambio, otras veces las cosas se hacen y salen bien, muchas veces sin saber como, y otras tantas fruto de nuestro merecedor esfuerzo.
yo siempre digo que hay dos clases de personas en la vida: aquellos que sueñan, forjan metas, y luchan, aunque caigan, levantan, juegan con el imperecedero tiempo, saben que en su afán es atroz, que hiere, pero como todo en la vida, se trata de un juego, tu decides cuando avanzas, tu decides cuando paras, no dejes que el tiempo te domine.
luego estan las otras personas, uincapaces, sin espectativas... creen que el tiempo se les echa encima, no buscan soluciones a los problemas, tan solo buscan culpables, y si el tiempo es su mejor opción, pero no nos engañemos... nuestra vida está en nuestras manos, como vivirla depende exclusivamente de nuestro tesón, de nuestra fe, de nuestas ansias. es cierto, el tiempo influye, pero no puedes dejar que te domine.

hay una frase que dice " hice un acuerdo de coexistencia pacífica con el tiempo, ni él me persigue ni yo huyo de él. Algún día nos encontraremos" creo que lo mejor sería eso no obsesionarnos con lo que pudiera ser, si no vivir el momento y hacerlo. es mejor arrepentirse de algo, que extrañar la sensacion de nunca haberlo tenido