domingo, 27 de enero de 2008

Lecciones de vida...


Había una vez un hombre que quería enseñarles a sus cuatro hijos a no ser rápidos al juzgar a los demás, así que envió a sus hijos a observar un árbol de peras, cada uno en una estación diferente. El primero fue en invierno, el segundo en primavera,el tercero en verano y el cuarto otoño. Cuando todos regresaron de su viaje, el padre los reunió y les pregunto como habían visto el árbol, rápidamente el primero replico: "El árbol estaba muy feo, virado y triste". El segundo hijo dijo: "No, el árbol estaba hermoso, lleno de hojas y flores". El tercer hijo en desacuerdo a lo que su hermano decía dijo:" es el árbol mas lleno de flores, fragante y hermoso que he visto". El cuarto y ultimo de los hijos dijo: "es un árbol lleno de frutos, lleno de vida y prosperidad".

Entonces el padre les dijo que cada uno estaba en lo cierto porque habían visto solo una estación en la vida de un árbol. De esa misma manera nosotros no podemos nosotros juzgar a un árbol, o una persona mirando una sola estación (etapa) de su vida, la esencia de lo que realmente somos el gozo y el amor que posee esa vida solo puede medirse al final...cuando todas las estaciones haya pasado... si te das por vencido en el invierno, nunca podrás ver la promesa que trae la primavera, la belleza del verano y la prosperidad de tu otoño...

5 comentarios:

ElPoeta dijo...

Perdón, estuve unos días un poco ocupado y sin tiempo apenas. Paso sólo un momento para saludar y mandarte un beso,
V.

Boricua Ylime dijo...

Muy bonita reflexion. Una oportunidad para aprender mas de la vida es el entendimiento desde otro punto de vista.
Saludos desde la Isla :D

afrika-amanece dijo...

La estación que he visto en ti, me gusta :-), saluditos

Angel de paz dijo...

Me encanto creo que tienes talento. sigue asi y llegaras a ser una estrella en esto.

Fermina Daza dijo...

Tu blog está lleno de romanticismo y sensibilidad. Te felicito.

Saludos

Irene