martes, 18 de diciembre de 2007

Un rio de lagrimas


Llorar, llorar hasta el cansancio
llorar hasta que se te acaben las lagrimas
se me aprieta el pecho, se me acaban las penas
arden sobre mi cara tantas lagrimas añejas

Como buen vino guardado en su botella
así estaban mis lagrimas, ya casi se me secan.
Pero al llegar esta tarde, y esta pena que me aqueja
comenzaron a correr como rio entre las piedras.

Hoy quiero llorar sobre la arena,
llorar en la meseta, esta pena que me invade
este dolor que hoy empieza.

Me quejaba de no llorar por más cosas que me hicieran
pero hoy quiero llorar, derramar mis lagrimas
como río fuera de su cause, como mar en la tormenta.

Déjame llorar, no quiero el consuelo
dejame te repito, que entre lagrimas
arrancare de una vez y para siempre
esta pena que me aqueja.

Libelula


2 comentarios:

ElPoeta dijo...

Llora, mi amiga, si lo necesitas, que las lágrimas sinceras curan el alma y te liberan. Besos dulces,
V.

covali dijo...

Hola mariposaaa
las lágrimas se van con muchas cosas...
por eso es bueno llorar

besoss...

me encanta lo que escribes....


muaaa muaa!!!